CPA Innovation, parte de Ferrere, busca mejorar los procesos de funcionamiento de las empresas en Uruguay. Las instituciones grandes entienden su importancia; a diferencia de las pymes que no lo consideran una prioridad.

Sin importar su tamaño o servicios, en todas las empresas hay que innovar constantemente. En esta época, los cambios trascurren de forma veloz y, las organizaciones que no logran adaptarse a la nueva realidad, fracasan. 

Así lo entendió la marca Ferrere a mediados de 2013, al sumar una nueva línea de negocio a la ya existentes Ferrere Abogados y CPA Ferrere: CPA Innovation. Esta firma entiende la innovación como un proceso en el cual la creatividad y tecnología son valores para las organizaciones. De esta forma, desarrolla soluciones novedosas para sus clientes.

Ofrece ayuda para implementar la innovación en las empresas, según sus necesidades y requerimientos. El servicio más básico que brinda es una charla sensibilizadora de 90 minutos en la que se explica qué es la innovación, con el auditorio que la organización defina. En ocasiones, se hacen dos: una para los niveles ejecutivos y la otra más genérica para sus empleados.

En esta instancia, los participantes tienen que estar comprometidos con la causa y entender que va a significar un beneficio para ellos; De que una vez que finalice la charla, su actuación podrá cambiar, de forma positiva, el funcionamiento de la empresa, según indicó a C&N Emprendedores el CEO de CPA Innovation, Ricardo Zengin. Muchas veces, este es el primer contacto que tienen ciertas empresas con la innovación.

Otra de las opciones es juntarse con un grupo de trabajadores de la organización y definir qué problemas tienen y qué buscan solucionar. En esta instancia se hace un análisis detallado del funcionamiento y se escogen las iniciativas más prometedoras para resolverlo. Luego de pasarlas por un filtro, se hace una prueba de concepto y se las valida en el mercado.

La Innovation Manager, Denise Camou, explicó que este mecanismo es muy útil, porque evita que las empresas gasten dinero en algo que finalmente no tiene el resultado que se espera. “Esa metodología suele estar más asociada a las startups que tiene como fin fallar en las primeras etapas y descartar las que no sirven rápidamente”, añadió. Ese proceso se puede encarar de diferentes maneras. Una de ellas es que los clientes tercericen en la unidad de la firma Ferrere para encargarse de la parte metodológica. Otra es formar un equipo de la empresa para que ellos implementen los procesos en su empresa.

Acceda a la noticia completa 

Comment